EL TANGO - DANZARÍN ZAMORA

AQUÍ COMENZÓ TODO
Vaya al Contenido

EL TANGO


EL TANGO

Nació en ambas márgenes del río de la Plata. Se gestó en el período desde 1850 a 1880, configurándose con la paulatina adquisición de cuatro medios expresivos: música instrumental, canción, danza y arte interpretativo. De origen y evolución diferentes, los cuatro llevarán el título de tango. Su vocación, inicialmente orillera, pronto saltó al centro de Buenos Aires popularizándose rápidamente. Cruzó el mar y en los años veinte ya se enseñaba tango en París, llegándose a interpretar delante del propio Papa. Su enorme difusión musical, poética y bailable llega a su apogeo en los años cuarenta y cincuenta, de la mano de las más brillantes orquestas de todos los tiempos. Inició una decadencia en el decenio de los sesenta pero siempre quedó el germen que lo mantuvo vivo, hasta alcanzar el auge actual, gracias a las nuevas orquestas y visiones avanzadas del nuevo tango pero en especial por el impulso de los propios aficionados al tango balilado.
EL BANDONEÓN

Hacia 1910 se incorporó definitivamente el bandoneón a las orquestas de tango. Inventado en Alemania en 1835 por Heinrich Band y comercializado luego bajo el nombre de Band-Union -de allí su desfiguración local-, comenzó a llegar al río de la Plata hacia 1870, sin manual de instrucciones ni maestros competentes para interpretarlo.
Se encontró con un tango incipiente, y como se lo consideró «cosa 'e gringos», fueron los bandoneonistas quienes se acercaron al tango, para así formar parte del núcleo instrumental de los conjuntos del tango primitivo, ése del compás del dos por cuatro, alegre y de ejecución rápida
Regreso al contenido